En búsqueda del buey

Publicado el 16 junio 2013 2 comentarios

Comentarios en torno al primer cuadro del Boyero de Kakuan, cuyo conjunto describe el itinerario místico medieval desde el Chan. El el inicio del camino en búsqueda del buey que se perdió, en búsqueda de nuestra esencia que quedo ignorada en el centro de nuestras vidas. Esta charla se expresa dentro del zazenkai de la Sangha de Méjico DC de Espíritu y Zen, del día 15 de Junio de 2013

             

2 respuestas a En búsqueda del buey

  1. Leonardo Di Marco dijo:

    Maravillosa exposición… muy clara, me he sentido identificado con este cuadro del boyero… y creo que hace varios años cuando lo lei, como lectura complementaria me llamo mucho la atención y siempre lo he mencionado a mis discipulos cristianos… pero no me habia percatado de que el toro no se habia ido.
    Yo acepto el reto y respondo afirmativamente a las dos preguntas que haces al final… creo haberme dado cuenta de la situación y haber dado varios pasos de desapego de todo ese peso adicional que me habia echado en las espaldas. Creo que en estos últimos cuatro años además de la metanoia que venia practicando como contemplativo he realizado una depuración psiquica y es como que me siento preparado para volver al verdadero hogar, sea lo que sea el precio.
    Fue lindo escuchar a Adela y su grupo(ja)
    Gracias Pedro, compañero de camino.
    Leo

  2. Arturo Leongómez dijo:

    Hola Pedro.
    He escuchado con suma atención tu maravillosa platica. Gracias por ella. Camino con la mochila a cuestas desde hace tiémpo, asumiendo el camino con todas sus consecuencias. Dando palos de ciego, tropezando aquí y allá, tanteándo en la oscuridad, sigo en el camino, sigo camino a casa.
    Mi silencio de estos meses no es renuncia, no es haber dejado el makuto, ni temor al desierto del camino y la oscuridad de la noche. Es camino. Paso a paso, cayendo y levantandome una y otra vez. Como cuando te hacias la pregunta fundamental del para dónde voy, a los 10 años de estar caminando, hoy he recibido de ti, la misma respuesta de tu maestra… Camina otros diez años.
    Gracias por tus palabras y gracias por estar ahí, por estar aquí. 
    Un abrazo grande desde el camino.
     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *