Mística.  

Entrevista en VerdeMente sobre “Los Koans…”

Publicado el 15 abril 2013 Sin comentarios aún ...

Entrevista que sirve como una buena introducción al libro "Los Koans de Jesus de Nazaret" y tambien al curso actualmente en streaming en "Espiritu y zen On-line TV"

Entrevista a Pedro San Jose. VerdeMente mes de Marzo 2013

             

Comentarios al Cantico Espiritual (1ª,2ª Y 3ª Estrofa) – Juan de la Cruz

Publicado el 26 enero 2012 1 comentario

Introducción siguiendo a Jesus Martí Ballester

CANCIONES ENTRE EL ALMA Y EL ESPOSO

Comentarios al Cantico Espiritual

             

Meditación 11.11.11 – Recuerda Quién eres

Publicado el 12 noviembre 2011 1 comentario

Objeto

Todos los seres humanos somos seres de luz. Partimos de un fondo original, nuestro hogar que hemos de recobrar. De igual manera que las células de nuestro cuerpo se unen para dar lugar al milagro fisiológico de nuestro organismo, hemos de unirnos en una conciencia global que haga evolucionar al universo hacia la plenitud. En el día de hoy millones de seres humanos en toda la tierra nos uniremos en meditación, para lograr una CONEXIÓN DESDE EL CORAZÓN que permita curar nuestra conciencia, nuestro mundo, y que active nuestra orientación hacia la luz, haciéndonos recordar quienes somos y cual es nuestro origen

(más…)

             

NO SABER NADA…

Publicado el 21 marzo 2011 1 comentario

LA NOCHE SENSORIAL. LA DEPURACIÓN Y LA LIMPIEZA EN EL CAMINO ESPIRITUAL

Entréme donde no supe:
y quedéme no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

Yo no supe dónde estaba,
pero, cuando allí me vi,
sin saber dónde me estaba,
grandes cosas entendí;
no diré lo que sentí,
que me quedé no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

De paz y de piedad
era la ciencia perfecta,
en profunda soledad
entendida, vía recta;
era cosa tan secreta,
que me quedé balbuciendo,
toda ciencia trascendiendo.

Estaba tan embebido,
tan absorto y ajenado,
que se quedó mi sentido
de todo sentir privado,
y el espíritu dotado
de un entender no entendiendo.
toda ciencia trascendiendo.

El que allí llega de vero
de sí mismo desfallece;
cuanto sabía primero
mucho bajo le parece,
y Su ciencia tanto crece,
que se queda no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

Cuanto más alto se sube,
tanto menos se entendía,
que es la tenebrosa nube
que a la noche esclarecía:
por eso quien la sabía
queda siempre no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

Este saber no sabiendo
es de tan alto poder,
que los sabios arguyendo
jamás le pueden vencer;
que no llega su saber
a no entender entendiendo,
toda ciencia trascendiendo.

Y es de tan alta excelencia
aqueste sumo saber,
que no hay facultad ni ciencia
que la puedan emprender;
quien se supiere vencer
con un no saber sabiendo,
irá siempre trascendiendo.

Y, si lo queréis oír,
consiste esta suma ciencia
en un subido sentir
de la divinal esencia;
es obra de su clemencia
hacer quedar no entendiendo,
toda ciencia trascendiendo

 

Quien comprende la contingencia, comprende el sufrimiento (comprende el drama y la esencia de la vida). Comprender la contingencia es entender que la realidad tal y como se presenta en cada momento, aceptada sin pre-conocimientos, sin prejuicios, sin intentar asegurarla ni obtenerla ni apresarla ni poseerla, es la fuente de la verdadera sabiduría.

(más…)

             

La Muerte y Resurrección de Yehoshua. Nacer de nuevo

Publicado el 6 enero 2011 2 comentarios

Pedro San José

LOS HECHOS

La sábana santa es la reliquia más auténtica que tenemos presumiblemente de Jesús. Ha habido y sigue habiendo una profunda polémica sobre la misma, pero es digna de mención por varios motivos:

  • La prueba de C14 se realizó sobre una costura de un trozo de paño añadido previsiblemente en el medievo durante su final estancia en Europa, que incluye fibras de algodón cuando el material original es solo de lino. Por otra parte son una sola prueba repetida tres veces, al proceder del mismo trozo de paño.
  • El tejido es de un lino extraño en la Europa medieval. La urdimbre corresponde a los paños de especial valor comunes en la Palestina del siglo I
  • Los estudios polínicos del tejido muestras restos de polen exclusivos de Palestina, Turquia, Constantinopla, Edesa y Europa (20 de las especies polínicas de las 42 encontradas corresponden a Edesa y no florecen en Europa)
  • La imagen de la Sindone no es pictórica, sino un negativo producido por oxidación del tejido sometido a una misteriosa radiación
  • La imagen, además de negatividad, muestra tridimensionalidad
  • La sangre es AB negativo, muy extraña en Europa y común en la raza judía
  • Las lesiones del hombre de la Sabana son consistentes con la crucifixión que describen los evangelios

Estos datos hacen casi imposible la falsificación ( a no ser que el genio falsificador conociera en el siglo XIII la fotografía, la proyección tridimensional algorítmica, el análisis de los grupos sanguíneos, la capacidad de oxidación por radiación, no pictórica, etc.) El hallazgo arqueológico de Johanan ben Ha´galgol, corresponde a un hombre con los signos del tipo de crucifixión que se describen en textos históricos de entonces y en los evangelios. Como él y como Yehoshua fueron ajusticiados miles de judíos y esclavos en el siglo I De acuerdo con esto, Yehoshua en el momento de la muerte era un hombre de unos 40 años, de entre 172 y 183 cms de estatura, barbado y con el cabello largo. Cuando fue detenido fue sometido a flagelación, consistente en unos 120 golpes realizados con el flagellum taxilatum, que constaba de cinco cuerdas o tiras de cuero que acababan en bolas de metal, que al golpear la piel la desgarraban hasta el punto de descarnar el hueso. Se le colocó una corona de espinas que provocaron una treintena de heridas  en frente, sienes, nuca y región superior del cráneo. Fue obligado a portar el travesaño horizontal de la cruz (patibulum), lo que provocó grandes contusiones y excoriaciones en la zona escapular. Al llegar al lugar de ejecución se le clavaron primero los brazos, en la zona del carpo, con clavos de unos siete mms. de grosor de sección poligonal. Luego fue izado sobre el palo vertical de la cruz (stipes) y se le clavaron los pies con un solo clavo directamente al stipes, cabalgando el izquierdo sobre el derecho. Yehoshua quedó suspendido sobre los clavos con los brazos por encima de la cabeza. Cada vez que intentaba respirar tenia que suspenderse sobre los clavos de los pies y las manos, por lo que el proceso de asfixia se aceleraba. No se le aplico el crurifragium (la fractura de los huesos de las piernas), pero si se le atravesó en el costado con una lanza, atravesando el pulmón derecho y entrando en la cavidad cardiaca. Yehoshua estuvo suspendido en la cruz hasta su muerte durante seis horas. Su pulmón estaba enormemente expandido provocándole un asma mecánica. La agonía se desarrolló entre los esfuerzos de izarse sobre los clavos para respirar y el dolor que le hacia ceder el peso sobre los mismos. La muerte sobrevendría por paro cardiaco o por axfixia. A las tres de la tarde dió un grito fuerte : “¡Ellâhî, Elâhî!, ¿lema shebaqtanî? y expiró. Solo tuvo como testigos a sus discípulas a cierta distancia, ya que los soldados no permitían otra cosa: María Magdalena, María la de Santiago, Salome, y otras. Era el 14 de Nisan, víspera de la Pascua. Antes de que llegará el sábado, fue descendido apresuradamente de la cruz, envuelto en un lienzo y colocado en un sepulcro excavado en la roca, sin lavar ni ungir al cuerpo. Al tercer día María Magdalena encuentró la tumba vacía y tuvo ante si la presencia espiritual de su maestro, motivo por el cual hizo crecer la fe entre los discípulos huidos sobre la continuidad de la vida de Yehoshua entre nosotros.

(más…)