¡Oh corazón mio…!

Publicado el 12 junio 2009 Sin comentarios aún ...

¡Oh, corazón mío! ¿A que ribera te diriges? No hay anti ti ningún viajero, ni camino alguno;

 

¿Donde se encuentra el movimiento, donde se encuentra el descanso en aquella ribera?

 

Allí no hay agua, ni barco, ni barquero;

Ni siquiera hay una cuerda para arrastrar el barco,

ni hombre alguno para tirar de ella.

 

No hay tierra, ni cielo, ni tiempo, ni nada;

allí no hay ribera ni hay vado.

 

No existe allí ni el cuerpo ni la mente; y,

¿cuál es ese lugar que puede calmar la sed del alma?

No lo encontrarás en ese vacío.

 

Se fuerte y entra dentro de tu propio cuerpo; pues allí tu pisada será firme. ¡Oh corazón mío! Considéralo bien y no vayas a ninguna parte.

 

Aparta de ti todas las imaginaciones y afiánzate en lo que eres


 

Kabir

             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *