Objetivo en la vida -2

Publicado el 19 mayo 2012 Sin comentarios aún ...

 

Pregunta de Daniel: 

Me refiero a que en la vida ponemos todo nuestro esfuerzo para cumplir un determinado objetivo (trabajo,relaciones de pareja,metas materiales,etc). Una vez alcanzado este objetivo, al que hemos puesto toda nuestra ilusión y dedicación, solemos sentir una sensación de que todo el valor que tenía antes de lograrlo, empieza a perderse y entonces lo archivamos como a un trofeo conquistado y empezamos a buscar otro. Solo si lo perdemos volvemos a sentir ese valor primero.
Es porque no tenemos claro lo que buscamos?
Nos aferramos a condicionamientos que marca la sociedad a la que pertenecemos?
Copiamos modelos establecidos?
Un abrazo.
Daniel.

Respuesta de Pedro

Parte de mi comentario puede seguir valiendo como aportación a tus preguntas. En ellas incluyes la respuesta también. No tenemos claro lo que buscamos?, preguntas. Recuerda la frase del Shin Jin Mei: “La via perfecta carece de dificultad, solo hay que evitar atrapar o rechazar”. Tal parece que justo esto es lo que hacemos continuamente. En nuestro actual estado de conciencia sabemos que tenemos sed, pero no sabemos donde está el agua que ha de calmar nuestra sed. Los condicionamientos que indicas son nuestros prejuicios, los arquetipos sociales que hemos aceptado. ¿porque, por ejemplo, necesitamos triunfar socialmente?, pues porque estamos hambrientos de identificación, de ser alguien frente a los ojos de otros. Efectivamente copiamos modelos establecidos. Por ello la tarea inicial es la “individuación”, esto es, romper con los arquetipos, romper con los modelos copiados, y hacernos las preguntas desde la responsabilidad individual por nuestra vida. Sin esta tarea, querido Daniel, no es posible elevarse al Espíritu. Y casi siempre es una tarea dolorosa. Un abrazo
Pedro

             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *