Comentario a “Lava-tu-cuenco” de Zhaozhou

Publicado el 1 junio 2012 Sin comentarios aún ...

 

Pregunta de Ognius: 

Este audio me resultó especialmente difícil, como a la mayoría de los asistentes, creo… "Lo cotidiano", como dicen la mayoría de los koans que habéis expuesto en este audio…. ¿No podría traducirse mejor como "LA HUMILDAD"

 

, o "lo sencillo"? Yo interpreto que la cotidianedad de una sociedad rural de hace siglos debía ser muy humilde, y en ese contexto "lo cotidiano" debía ser de por sí un duro "trabajo de aceptación". Sin embargo, el concepto de lo cotidiano en las sociedades occidentales actuales (de "clase media"), no tiene demasiado de trabajo interior, de aceptación, de dejar aflorar la naturaleza "iluminada". La única conexión que le veo a esta sesión zen con las enseñanzas del critianismo hesicasta (partiendo desde la base de que ambas escuelas deben de enseñarnos realidades similares) es LA HUMILDAD como vía de conocimiento interior. La tablilla de madera de las letrinas, la ropa tendida de la vecina, el lavar el cuenco, etc…. Me traen más a la mente la palabra "humildad", que la cotidianedad. Creo que las diferencias culturales e idiomáticas que comentabas en el audio pueden resultar SIGNIFICATIVAS para un occidental, y por eso hago esta aportación. Espero no haber ofendido a nadie, escribo desde la más profunda humildad (valga la redundancia) y admiración por tu sabiduría. Gracias!!!! 

 

Respuesta de Pedro

Gracias Ogmius. Si te parece copio tu pregunta tambien en la pagina web http://www.espirituyzen.org que coordino. Efectivamente la relación entre humildad y cotidianidad es clara, pero la referencia a lo cotidiano es algo mas: es lo que ocurre aqui y ahora, es la realidad en este momento. El Despertar no es otra cosa que caer en la cuenta de la realidad como la presencia no separada de lo existente, en su impermanencia y contingencia. El lava-tu cuenco de Joshu es una vuelta a esa realidad, y al tiempo es un proceso de vaciamiento de lo superfluo y la discriminación aparente. No olvides que los koans no pueden ser aprehendidos desde el discurso mental, por lo que contemplar el lava-tu-cuenco debe suponer realmente una provocación para tu filtro conceptual que te permita ver mas alla, y por ello es un koan a respirar en el silencio, en la practica interior. Un abrazo

             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *