Aprendiendo a meditar

Publicado el 23 julio 2019 Sin comentarios aún ...

Antes mis intentos de meditación eran muy diferentes, espacios cortos de 20 minutos, ojos cerrados, me acompañaba a veces de una mala para contar y de mantras (dispersión total).
Si, existen multiples metodos que permiten una mezcla de actividad y de uso de la mente, de fijaciones con “juguetes”, para que sea mas leve. Mantienen como dices una dispersion. Alguna actividad, que no debemos llamar meditación, supone actividad contemplativa. Por ejemplo el yoga o el tai Chi. Yo recomiendo en ocasiones comenzar por ellos la session durante unos minutos y luego sentarse en meditación

Esta nueva forma que inicié luego de escuchar la charla de introducción al zen y posteriormente más orientada cuando conversamos por skype, meditar sentada hacia la pared, en silencio, sólo con mi respiración….me ha traído algunas dificultades en lo físico, controlar la posición recta ha sido difícil, tengo que estar corrigiendo espalda, hombros y cabeza constantemente. Los ojos abiertos me arden y tengo a veces que parpadear. Llegan instantes en que el dolor invade mis pensamientos; entonces le hablo a mi cuerpo, le hablo amorosamente, le digo, tranquilo, nada va a pasar, todo está en orden y se relaja y se minimizan los dolores y continúo… (puedo hacer esto????)
Querida amiga, se medita con el cuerpo. Por ello silenciar el cuerpo es el primer escollo. Al comienzo es así como el yo combate el silencio. Nos dice “esto no es natural, te estas forzando demasiado, no vas a conseguir nada…” son los ruidos que nos resisten a abandonar la casa.

Al final comienzo a desesperarme un poco, creo que va muy largo esto….a veces quiero parar, pero me mantengo, hasta que suena la alarma, casi siempre son unos pocos minutos antes de la hora, al terminar tengo todos los músculos muy tensos, tengo que moverme muy lento para recuperar y poder pararme. (hay alguna práctica al respecto????)
Si, puedes dirigir la respiración al sitio del dolor, y verlo como algo separado de tu mente. Haces bien con la actitud amorosa. toda la meditación debiera ser así, una actitud de amor y aceptación profunda del la vida en ese momento. Así, aunque duela y sea difícil, el momento de la sentada es el momento de vuelta al hogar, de ser acogido por la presencia, de decir si a todo lo que ocurra, aunque estes despistada, aunque venga el pensamiento de que no sirve para nada, aunque te levantes con frustración (por cierto la fustración siempre es una posición egoica, de querer conseguir algo

El libro es una guía permanente, lo estoy leyendo de a poco, y de su mano voy reforzándome día a día en mi práctica, tanto en la sentada a meditar, como en mis actividades cotidianas. En la meditación la mente la traigo constantemente, no dejo que se quede pérdida por largos ratos. He tenido días en que el parloteo de la mente es asombroso. No para, creo que no alcanzo a llegar en la cuenta de la respiración a 5 y ya se ha fugado; hay que retomar constantemente.
Ese parloteo estaba siempre ahí, pero a veces no lo vemos. La clave de la práctica es darse cuenta… y volver, continuamente volver. Animo, amiga, poco a poco veras momentos en que todo es mas liviano, en que eres mas el presente. Pero te aviso que no intentes buscar nada: si llueve esta bien, si hay tormenta esta bien, y si sale el sol, tambien esta bien

Me hace falta un buen cojín, para mejorar la posición. Estuve revisando por internet y ya lo mandé confeccionar. (si tienes alguna sugerencia para darme en este sentido….)
Este camino como me lo imaginé no es nada fácil. Bastante complejo, por lo menos este comienzo, así lo estoy viviendo, pero cada día se afianza mi convencimiento que es la ruta correcta, lo que venía buscando por años.
Si, al principio, hasta que encuentras tu postura es mas difícil. El cojín ha de ser duro, pero no una tabla, elevar tu coxis de 6 a 9 cms, suficiente para que tus rodillas descansen en el suelo, y tu espalda se endereza espontáneamente. Persevera. No te pido una fe ciega, no te pido ninguna aceptación de dogma o realidad. Solo te pido, persevera en tu propia experiencia. Se que para ti es mas difícil, ya que no tienes un grupo en el que practicar. Si hubiera dos o tres personas interesadas en esto (realmente interesadas) podría realizar una introducción y podríais practicar en grupo. Nos quedamos a solas con la presencia, pero a solas estamos rodeados de todos los seres. Por eso es bueno practicar en grupo, y animarse mutuamente

En lo personal, se me ha venido presentando mi vida pasada como una película, recuerdos que ya estaban borrados, experiencias que no quería recordar, pasiones que he querido enmascarar; interrogantes sin respuestas, solo las imágenes, descarnadas, dolorosas.
No pude evitar llorar y sacar a flote muchos sentimientos que tenía escondidos, perdonar algunas cosas, personas, recuerdos, perdonarme otras tantas.
A eso lo suelo llamar “la lavadora”. Aparece al principio del shessin y también durante un tiempo en el principio de la práctica. No creas que no haces nada. al bajar tus defensas todo los que esta ahí contraído sale libremente. Hay que aceptarlo, como los pájaros del cielo, como las nubes cargada de lluvia

Cada día que pasa me siento más atenta en todo lo que hago. Hay momentos en que me observo paso a paso lo que estoy pensando y cómo estoy actuando.
Eso es muy bueno. La practica de la plena atención es el comienzo de la práctica. Animo

             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *